InicioInformacionesNacionalesParaguayo Cubas, un candidato antisistema y con medidas radicales
spot_img

Paraguayo Cubas, un candidato antisistema y con medidas radicales

El candidato a presidente por el movimiento Cruzada Nacional, Paraguayo Payo Cubas, pasó de defecar en un tribunal y de pintar vehículos de la Fiscalía a ocupar una silla en el Senado. Ahora aspira a la presidencia de la República, utilizando como plataforma las redes sociales.

El polémico Paraguayo Cubas, conocido como Payo, adquirió gran popularidad en los últimos años, precisamente por su manera transgresora de actuar, como cuando defecó en un tribunal luego de cintarear a un juez o cuando fue detenido por grafitear la casa del ex fiscal general del Estado Javier Díaz Verón, además de vehículos de la Fiscalía.

Asimismo, golpeó a policías, derramó agua a sus colegas en el Senado Juan Carlos Galaverna y Fernando Lugo, y tuvo un fuerte careo con Enrique Riera que incluso llegó los golpes en plena sala de sesiones.

Su destitución de la Cámara Alta, a poco más de un año de haber comenzado el año legislativo, fue sin embargo por agredir a una concejala departamental de Patria Querida y a policías en Minga Porã, además de provocar daños a bienes públicos y pedir matar a 100.000 brasileños.

Lea más: Senado expulsa a Paraguayo Cubas tras incidentes con policías

Paraguayo Cubas, lejos de abandonar la carrera política, comenzó una particular campaña, utilizando las redes sociales, como también saliendo a pedir votos en la calle y hasta preparando hamburguesas para solventar sus intenciones de llegar al sillón presidencial.

Para la docente y politóloga Nilza Maíz, Payo Cubas es un candidato transgresor y sin miedo al ridículo, pero que sabe usar muy bien los simbolismos para llamar la atención de los medios de comunicación y, por tanto, llegar a su público objetivo, que son los ciudadanos descontentos con el establishment (orden establecido).

Asimismo, cree que no se le puede subestimar y afirmar que no tiene posibilidades de ganar en las urnas, ya que cuando logra conquistar el corazón de la gente, no hay estructura partidaria que cambie la dirección de su voto.

No obstante, interroga si logró meterse en el corazón de la cantidad suficiente de electores como para ser el próximo presidente de la República y si será tan fuerte la conquista para que estos vayan a votar sin necesidad de movilizarlos.

“Ganar una campaña electoral no solo significa salir victorioso en las urnas. La definición depende del objetivo de cada candidato. En el caso puntual de Payo Cubas, si su objetivo fuese demostrar el descontento de una gran parte de los ciudadanos con el funcionamiento de la política y de los políticos, lo tiene logrado antes de que llegue el día de las elecciones”, sostiene.

Le puede interesar: Paraguayo Cubas cintarea a juez y es enviado a prisión

Además, señala que el resultado de las elecciones será determinado en la proyección de su imagen y que los liderazgos políticos se demuestran con resultados.

Si bien él se autodefine como anarquista, tiene contradicciones porque no plantea la supresión del Estado, más bien propone cambiar las reglas del juego conforme a su propio criterio, un criterio muy cuestionable porque pone en duda la soberanía popular. Teniendo en cuenta el contenido de su propio discurso, lo suyo es más bien un populismo absolutista.

Entre tanto, refiere que la gente se ve atraída por su mensaje transgresor, porque la democracia paraguaya hace aguas por muchas partes.

“Existe un descontento real de la ciudadanía que lleva a meter a todos los políticos en el mismo saco de estiércol, sin importar el color de sus banderas. Él sabe muy bien que esto es así y, en consecuencia, se presenta como la antipolítica”, explica.

Finalmente, apunta que Cubas captará votos tanto del Partido Colorado como de la Concertación Nacional, porque su campaña no se centra ni en los rojos ni en los azules y les habla a los descontentos, a los indignados de todos los colores que piensan que todos los políticos son iguales y que ninguno de ellos procura el bienestar de los ciudadanos.

En las próximas elecciones del 30 de abril, el ex senador Paraguayo Cubas se enfrentará al candidato del Partido Colorado, Santiago Peña; al de la Concertación Nacional, Efraín Alegre; al ex canciller Euclides Acevedo, quien cuenta con el apoyo de un sector del Frente Guasu, y al independiente José Luis Chilavert, ex capitán de la Selección Paraguaya.

Propuestas de gobierno

El candidato independiente apunta a sacar privilegios a los políticos para poder invertir en las necesidades reales del Paraguay, reducir el salario exagerado que tienen los congresistas y otros altos funcionarios del Estado, bajar los impuestos para que las personas trabajen sin obstáculos, eliminar planilleros y secretarías que sirven para acumular funcionarios que «chupan plata» a través de los impuestos.

Payo asegura que los cargos de presidentes o directores de entes descentralizados y binacionales serán ocupados por ciudadanos paraguayos a través de concursos de méritos y de oposición sin importar su afiliación partidaria”, expresó

De igual manera, afirma que garantizará que Paraguay reciba los ingresos que le corresponden de las hidroeléctricas Itaipú y Yacyretá, como también devolverá la dignidad a los pueblos originarios, que son expulsados de sus tierras ilegalmente “para el beneficio de los políticos de turno y quedan esparcidos por las calles de la capital y otras ciudades”.

Más sobre el tema: «José Luis Chilavert, el candidato avalado por su carrera deportiva»

Salud, economía, tierras y educación

En lo que respecta a salud, manifestó en un programa realizado en conjunto por radio Monumental 1080 AM, Telefuturo y Última Hora que busca un sistema de salud gratuito y que los pacientes podrán acceder con más facilidad a los medicamentos, mientras que ya no se permitirá que los médicos trabajen en el sector público y a la vez en el sector privado. Una propuesta polémica es la de reducir los partos por cesárea.

Sobre la economía, indicó que apostará a un impuesto inmobiliario y al impuesto a la renta de actividades agropecuarias (Imagro), el cual asegura que los ricos no pagan, pese a que la soja y la ganadería mueven millones de dólares. También señaló la necesidad de modificar el gravamen de la exportación de commodities.

En cuanto a la tierra, expuso que es necesario modificar la tipificación de latifundio en Paraguay y que una persona sea considerada latifundista cuando sea dueña de tierras con extensiones a partir de 5.000 hectáreas, mientras que a la fecha es desde 10.000 en la Región Oriental y 20.000 en la Región Occidental.

“El 90% de las tierras en este país están en manos del 0,6% de delincuentes, unidos en la ARP y la UIP, Feprinco y Sedeco. Tierras malhabidas son las que Stroessner entregó a los generales, son las que se repartieron con el Indert y el IBR. Las tierras malhabidas se entregaron a los ricos en este país. Campesinos sintierras, que recuperen las tierras paraguayas”, reconoció el reclamo de los campesinos.

Sobre educación, el candidato no fue muy claro, pero sostuvo que va a gobernar implementando programas que partan desde la casa, donde se inicia la principal enseñanza para los niños. Señaló que la clave para combatir la reinserción escolar es la felicidad, aplicando medidas de austeridad para invertir en proyectos educativos.

“La educación se da en la casa. En las instituciones públicas se da la ilustración, que es otra cosa; se va a llamar ministerio de la ilustración”, aseveró el candidato de Cruzada Nacional.

Mano dura y corrupción

El candidato expuso que tendrá una línea de mano dura contra la corrupción y que no habrá olvido ni perdón. Además, adelantó que va a impulsar la reforma de la Constitución Nacional (CN) y que va a gobernar con las Fuerzas Armadas.

A su criterio, la democracia no funciona y no va a funcionar más, por lo que se declaró un “anarquista romántico, republicano y nacionalista, como el ideario de su partido político”.

En ese sentido, se mostró a favor de una dictadura asumiendo los tres poderes del Estado, Ejecutivo, Legislativo y Judicial, y que el presidente tiene que tener la potestad de disolver el Congreso Nacional, que es una “cueva de maleantes”, y que ni su esposa, que es candidata a senadora, le va a discutir.

Seguridad y trabajo

En materia de seguridad, remarcó que unificará las fuerzas de seguridad y eliminará la Fuerza de Tarea Conjunta. Incluso admitió que coincide con algunas proclamas del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

Entre otras cosas, está a favor de instalar la pena de muerte para los que roban y matan, para los matricidas, parricidas, feminicidas y para los que violan a un menor.

Al hablar de trabajo, Payo Cubas enfatizó en que la gente recluida en las cárceles del país tengan la posibilidad de “salir con el grillete” y que trabajarán cortando la carne de animales de narcotraficantes que fueron confiscados.

Trayectoria y antecedentes

Paraguayo Cubas nació en Washington, Estados Unidos. A la fecha cuenta con 61 años y está casado con la abogada Yolanda Paredes, quien busca llegar al Senado con la lista de Cruzada Nacional, movimiento formado en el Este del país.

En lo laboral, trabajó como asesor legal en lo privado, comercial y organizaciones no gubernamentales en materia de impuestos, contratos, propiedad industrial, cooperación internacional y licitaciones públicas, entre otras empresas.

En lo que respecta a organizaciones no gubernamentales, dio conferencias a miembros de fundaciones, asociaciones, congregaciones religiosas, cooperativas, comisiones de apoyo y gobiernos municipales en cooperaciones internacionales para organizaciones, incluyendo investigación, preparación y ejecución de proyectos.

Asimismo, fue profesor voluntario de inglés, español y ajedrez para personas de escasos recursos en Ciudad del Este. Fue fundador y asesor legal de la asociación civil del sindicato de trabajadores de la calle de CDE, como también miembro de la fundación Amigos del Paraguay y promotor de la fundación Pro-Guairá.

En lo que respecta a su actuación como miembro legislativo, en el reciente periodo 2018/2023 se desempeñó como senador, hasta que fue destituido tras reiterados exabruptos en la Cámara Alta y finalmente la agresión a un policía y una concejala en Alto Paraná.

En el periodo de 1993 a 1998 fue diputado nacional por Alto Paraná, por el Partido Encuentro Nacional.

Entre los años 1986 y 1988 fue arrestado en varias ocasiones por la Policía Nacional y llevado al Departamento de Investigaciones de la Policía Nacional, a la jefatura de la guardia presidencial y a la Penitenciaría Nacional de Tacumbú por resistir a la opresión del gobierno dictatorial del general Alfredo Stroessner, según consta en su currículum.

En 1989 fue representante de la Asociación Nacional Republicana en Zeballos Cué, mientras que años después fue miembro fundador del movimiento político Encuentro Nacional. En el año 1998 fue candidato a gobernador de su departamento y en el 2001 candidato a intendente de Ciudad del Este por el movimiento Ciudad Libre.

Fuente. Última Hora

Más leídos

Otras informaciones